Saltar al contenido

Los Grandes Beneficios mascarilla de avena y miel para el rostro

Aparte de los beneficios que tienen la avena y la miel al consumirse como alimento, tienen un papel importante que desempeñar en el cuidado de la piel. La avena ya era utilizada en el 2000 AC por los egipcios y árabes para embellecer su piel. Baños de avena fueron utilizados en gran parte por los antiguos griegos y romanos para la curación de enfermedades de la piel, y la miel, es igual, un producto ancestral usado desde la antigüedad.

Beneficios de la mascarilla de avena y miel para el rostro

Beneficios de la avena para el rostro

  • Trata el acné
  • Elimina la resequedad
  • Hidrata la piel
  • Alivia la picazón
  • Aclara la piel
  • Trata irritaciones por hiedra venenosa y varicela
  • Es un limpiador natural
  • Sus proteínas mantienen la piel protegida, entre otras cosas.

Beneficios de la miel para el rostro

La miel de abeja también ha sido utilizada desde la antigüedad por sus beneficios para embellecer el rostro. Entre los usos más importantes que se le da a la miel está:

  • El acné: la miel es naturalmente antibacteriana, lo que la hace ideal para el tratamiento del acné y su prevención.
  • Envejecimiento: la miel está llena de antioxidantes, es genial para ralentizar el envejecimiento.
  • Le da un impulso al cutis: es muy hidratante y calmante, por lo que ayuda a crear un resplandor para tu piel.
  • Poros: La miel limpia el cutis porque abre los poros haciéndolos fáciles de destapar.

Una vez leídas las propiedades de la avena y la miel, puedes imaginarte los beneficios resultantes de la elaboración de una mascarilla de avena y miel para el rostro, es de las mejores puesto que la mezcla de avena con la miel potencia las propiedades de cada una dando como resultado una de las mascarillas más eficaces y con más beneficios que puedes usar para sanar y embellecer tu piel.

Cómo hacer una mascarilla de avena y miel para el rostro

Adecuado para: Cualquier tipo de piel, desde piel sensible, grasosa, mixta y/o piel propensa al acné
Consejo: Hacer una prueba en una pequeña área de tu piel, antes de probar cualquier producto nuevo.
Frecuencia: Puede utilizarse diariamente.

Advertencia: Esta mascarilla de avena y miel es ciertamente un tanto desordenada de aplicar y enjuagar, pero muy bien vale la pena el esfuerzo. Tu piel se exfolia suavemente con un resplandor rocío después de enjuagar la máscara. Puedes acostarte en la cama mientras haces la mascarilla, o hacerla antes de la ducha. Cuanto más tiempo permitas que esta mascarilla de avena y miel se asiente en tu cara (se recomienda 20-30 minutos), más difícil es eliminarla, lo cual es algo bueno porque tendrás que ir masajeando la cara con movimientos circulares para aflojar la mascarilla y al hacerlo así, estarás exfoliando suavemente tu piel al mismo tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: