Saltar al contenido

Sorprendente remedios naturales para regular la presión alta con el ajo

Los remedios naturales para hipertensos pueden resultar de buena ayuda, cuando una persona padece de presión alta. Es que constituyen un aliado completamente sano y que puede ser llevado a la par de cualquier tratamiento. Algunas plantas, verduras y sobre todo, un cambio en la alimentación te vendrán bien en este tipo de casos.

Los remedios caseros contra la presión alta pueden ser una buena solución para aquellas personas que padecen de hipertensión. Si bien su intención es la de acompañar un tratamiento integral, a la larga pueden colaborar de manera importante, a controlar dicho problema.

Algunas plantas para la hipertensión pueden resultarte de buena manera para combatir este problema.

El ajo es uno de los mejores aliados con los que puedes contar para combatir la hipertensión. Es que este vegetal es perfecto como depurador de la sangre, eliminador de toxinas y muy bueno en general para prevenir problemas de dicha índole. De hecho, la Agencia Federal de Salud de Alemania, indica que es saludable consumir por día cuatro gramos de ajo crudo (el equivalente a un diente y medio del vegetal a diario).

Más allá de esto, el factor alimenticio siempre es clave en esta clase de circunstancias. Las comidas ricas en vitamina C, potasio y calcio son muy buenas para contrarrestar el sodio, por ende son alimentos recomendados para la hipertensión. La dieta DASH también puede ser muy efectiva para frenar el avance de esta problemática y se viene practicando con éxito en varias partes del mundo.

1 – Sal de ajo para tus comidas

La alicina es una enzima medicinal presente en el ajo, y es ella la que nos ofrece la mayoría de los beneficios para nuestra salud cardíaca, por lo que  que merece la pena tenerla en cuenta. Es interesante saber, además, que los ajos eran, para los griegos y los romanos, una especie de medicina cotidiana con la cual curar enfermedades y fortalecer el corazón.

No podemos olvidar tampoco que el ajo es uno de los mejores antibióticos naturales que existen y, además, es ese alimento básico dentro de la que se considera la mejor dieta del mundo: la mediterránea. Ahora bien, si esta dieta es tan saludable es básicamente porque se restringe el uso de la sal y se utilizan, sobre todo, grasas saludables procedentes, por ejemplo, del aceite de oliva.

¿Quieres saber cómo eliminar la sal por completo de tus platos sutituyéndola por “sal de ajo”? Toma nota.

Ingredientes para hacer mi sal de ajo

  • 6 ajos.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (60 ml)

Preparación

  • Es realmente sencillo. Lo que haremos, en primer lugar, será quitar la piel de los ajos y sofreírlos en una sartén junto con el aceite de oliva. Una vez se queden doraditos, apaga el fuego. ¡Cuida de que nunca se quemen!
  • A continuación, ponlos en un bote de cristal, separados del aceite de oliva para que no cojan humedad y sigan estando crujientes. Cada vez que necesites aderezar tus comidas para que tengan sabor, solo tendrás que rallarlos un poco. ¡Verás qué toque tan agradable!

2 – Ajo macerado en aceite

Te aseguramos que está delicioso. Tomar ajo macerado en aceite de oliva es un remedio ancestral que nos ayudará a reducir nuestra hipertensión de un modo realmente sencillo, sin olvidar, además, que es un recurso culinario muy sabroso y original.

¿Qué necesito?

  • 20 ajos pelados
  • Un litro de aceite de oliva virgen extra
  • Un frasco de cristal

¿Cómo lo preparo?

  • Lo primero que haremos será pelar los ajos y partirlos por la mitad. Ahora solo tienes que llenar el frasco de cristal que hayas elegido con ese litro de aceite de oliva e introducir los 20 ajos, partidos y limpios.
  • Deberás dejar que pasen, al menos, tres semanas antes de empezar a consumir este aceite o los ajos. Un modo muy adecuado de beneficiarnos de este remedio para reducir la hipertensión es, a diario, untarnos dos rebanadas de pan con este aceite medicinal. E ideal también si te comes dos de estos ajos cada día.

A %d blogueros les gusta esto: