Saltar al contenido

Remedios para tener el corazón sano

.

Por ejemplo, el consumo excesivo de grasas saturadas puede causar que las arterias se estrechen; situación que puede degenerar en arteriosclerosis, hipertensión e hipercolesterolemia y que, con el tiempo, puede impactar al propio corazón.

De allí la importancia de consumir alimentos y plantas que no sólo eviten la aparición de este tipo de enfermedades sino también que le permitan al corazón su fortalecimiento.  A continuación algunos remedios para el corazón sano:

 

Remedios populares

Remedio para el corazón #1: Extraer las paredes leñosas internas de la cáscara de cinco nueces y luego moler hasta convertirlas en un polvo fino. Colocar este polvo en 1/2 vaso de agua.   Dejar hervir durante 1 minuto y retirar del fuego. Reposar durante toda la noche y después colar la infusión con un colador metálico.   Beber, en ayunas, el agua con el polvo fino La nuez contiene fósforo, magnesio y las vitaminas B y es considerado uno de los frutos secos que más fortalece el corazón.

Remedio para el corazón #2: Abrir la mano y estirar los dedos al máximo. Después cerrar el puño con fuerza y apretar lo más posible por un par de segundos. Repetir la acción con ambas manos varias veces. Este ejercicio sencillo estimula el riego sanguíneo y activa el músculo cardíaco.

Remedio para el corazón #3: Pelar y trocear dos cebollas grandes. Colocarla en un recipiente que contenga 2 tazas de vino blanco.   Mezclar con una cucharadita de miel. Dejar macerar, en una botella de vidrio de cierre hermético, durante 20 días. Tomar dos cucharadas al día. La cebolla tiene propiedades hipotensoras que benefician al corazón.

Remedio para el corazón #4: Verter1 litro de agua hirviendo en un recipiente que contenga un puñado de flores secas desmenuzadas de espino albar. Dejar macerar por 1 hora y tomar una taza diariamente. Puede endulzar con una cucharadita de miel. El espino blanco tiene efecto cardiotónico, antiarrítmico y reduce ligeramente la presión arterial.

Remedio para el corazón #5: Hervir, durante 5 minutos, una cucharada de muérdago en una taza de agua. Retirar del fuego y dejar macerar durante una hora. Tomar una cucharada al día. Esta infusión resulta beneficiosa para el corazón, ya que regulariza la presión sanguínea.

Remedio para el corazón #6: Verter un puñado de toronjil y otro de anís en medio litro de agua. Hervir durante 10 minutos, retirar del fuego y colar.  Beber 3 tazas diarias.

Remedio para el corazón #7: Hervir, durante 10 minutos, un puñado de raíces de espárrago en medio litro de agua.  Colar y tomar esa cantidad a lo largo del día.

Remedio para el corazón #8: Extraer el jugo de 3 toronjas o pomelo, previamente lavadas, y verter en la licuadora, junto con 1 rebanada de melón, 1/2 rebanada de piña, 1/2 manzanas y 2 ramas de apio. Licuar y colar, después servir. Añadir unas gotas de limón. Tomar al instante. Este remedio se puede tomarse dos veces por semana

Remedio para el corazón #9: Hervir, por 5 minutos, en 1 taza de vinagre blanco 3 dientes de ajo crudos y endulzar con unas gotas de miel de abejas. Beber a diario preferiblemente en ayunas.

Remedio para el corazón #10: Mezclar, a partes iguales, anís, menta, salvia y verbena en un recipiente y extraer 1 cucharada.  Verter en una taza de agua que esté hirviendo. Colar y tomar esta infusión a diario.

Remedio para el corazón #11: Tomar vinagre de sidra antes de cada comida, a razón de una cucharada mezclada en un vaso de agua templada o de jugo de manzana. La pectina presente en el vinagre de sidra, al igual que el betacaroteno (un eficaz antioxidante), permite reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Remedio para el corazón #12: Hervir, a fuego lento, 100 gr de perejil fresco; 10 ml de vinagre de manzana y 1 botella de vino blanco de mesa por 10 minutos. Pasado ese tiempo, adicionar 200 gr de miel y cocinar durante 5 minutos más. Colar y guardar en un frasco de vidrio con cierre hermético. Tome 2 cucharadas tres veces diarias.

 

Alimentos para el corazón

Los siguientes alimentos ayudan a proteger el corazón del desgaste y los trastornos que puede sufrir con el paso del tiempo.

Gugulón  El gugulón, arbusto originario dela India y Pakistán, se considera capaz de reducir de forma importante los niveles de colesterol y triglicérídos.

Ajo. El ajo es uno de los alimentos más importantes en el tratamiento de afecciones del sistema cardiovascular, ya que, según estudios realizados, con sólo tomar un ajo crudo al día se ayuda a reducir el colesterol LDL, se previene la formación de placas en las arterias y ayuda a prevenir la aterosclerosis y las enfermedades cardíacas.  Conoce más sobre el ajo y cómo ayuda la salud cardiovascular.

Aceite de oliva. Este aceite disminuye el LDL (colesterol malo) y aumenta el HDL (colesterol bueno). Para potenciar sus beneficios, es preciso asegurarse de que sea extra virgen, de primera presión en frío y de cultivo biológico.

Alcachofa Según recientes investigaciones realizadas, las hojas y raíces de la alcachofa tienen propiedades antioxidantes y anticolesterol, lo que hace que este vegetal sea un elemento ideal en la prevención de la aterosclerosis.

Apio. Hay un compuesto en el tallo del apio que además de darle su aroma característico, puede ayudar a controlar la presión arterial. El consumo de cuatro tallos de apio diarios llega a reducir el nivel de colesterol en un 14%.

Té pu-erh Este té, originario de China, reduce el nivel de colesterol y de triglicéridos en la sangre. Con sólo tres tazas al día se pueden lograr excelentes resultados siempre y cuando se vigilen los malos hábitos que son parte del problema.

Té verde Según estudios realizados porla Universidad de Hardvard, consumir un par de tazas de té verde al día puede llegar a reducir el riesgo de infarto en un 45%. Su mérito radica en los bioflavonoides, la sustancia que le confiere poder antioxidante.

Limón El limón ofrece múltiples beneficios, ya que, además de mejorar la elasticidad de las cubiertas arteriales, el consumo de su jugo con la piel incluida, actúa favorablemente en el tratamiento de la hipercolesterolemia.

Soja  La soja proporciona uno de los mejores reemplazos de la proteína animal con la ventaja de que no tiene ni grasa ni colesterol. Uno de sus derivados, la lecitina, es el más recomendado para regular el nivel de colesterol.

Aceite de onagra Es una fuente de GLA (ácido gamma-linolénico) que es un ácido graso de los llamados «esenciales» porque el organismo no lo produce y debe obtenerlo de los alimentos. Es un aliado del corazón porque reduce el nivel de colesterol LDL y evita que las plaquetassanguíneas se unan para formar coágulos.

Chocolate  Según investigaciones realizadas, proteger el corazón con una onza de chocolate negro (que tenga al menos el 75% de cacao) una vez en semana, reduce el riesgo de morir de enfermedad cardíaca en un 35%. Además de ese beneficio, el chocolate tiene propiedades antioxidantes y favorece la producción de endorfinas, hormonas que levantan el ánimo.

Vino tinto Beber alcohol con moderación eleva las LAD o colesterol “bueno” y “adelgaza” la sangre, lo que reduce la probabilidad de coágulos que causan ataque cardíaco y apoplejía. El vino tinto tiene otros beneficios: sus pigmentos oscuros contienen bioflavonoides, que evitan la oxidación del colesterol “malo” (LBD) haciendo menos probable que se pegue a las paredes de las arterias. Las investigaciones indicaron que quien bebió dos copas de vino tinto al día tuvo 40% menos riesgo de ataque cardíaco. Sin embargo, no se debe exceder; mucho alcohol eleva el nivel de triglicéridos y sí se tiene problemas con el alcohol, el daño rebase cualquier beneficio.

Recomendaciones

Adoptar la dieta mediterránea Según estudios, las personas que adoptan una dieta mediterránea tienen índices más bajos de problemas relacionados con el corazón que la que llevan otro tipo de dietas.

Reducir la grasa Para mantener bajo el nivel de colesterol, es necesario limitar la cantidad de grasa saturada que se consume.  Se debe seleccionar opciones con poca grasa, como pollo o pavo sin piel, en lugar de carne roja y reduzca el consumo de grasas lácteas cambiando a productos lácteos semidescremados.

Sazonar Resulta conveniente reducir el consumo de sal incluso si se tiene una presión arterial normal. Igualmente, se debe evitar la comida procesada, que contiene mucho sodio y para que no quede desabrida, se recomienda añadir sabor con curry, pimientos, especias o ajo.

Añadir fibra

La fibra soluble, abundante en frutas y verduras frescas, legumbres y granos integrales, evita la formación de placa en las arterias. Los estudios indican que al comer tres o más raciones de frutas y verduras al día disminuye el riesgo de ataque cardíaco y apoplejía 25% o más. Otra investigación indicó que una dieta con muchos granos integrales reduce 15% el riesgo de una mujer de morir de alguna enfermedad cardíaca.

Realizar ejercicio aeróbico.

Éste disminuye la presión arterial y la arteriosclerosis al ensanchar los vasos sanguíneos. Además, eleva los niveles de colesterol “bueno”. Se creía que cualquier tipo de ejercicio ayudaba a prevenir un ataque cardíaco, pero las investigaciones mostraron que aunque la mayoría de las actividades deportivas ayudan a reducir los niveles de colesterol, la caminata recreativa o jugar golf no son lo suficientemente potentes para proteger el corazón. Andar en bicicleta, correr, nadar, jugar tenis, el remo y el bádminton son las mejores elecciones.  Se recomienda dedicar 30 minutos diarios, cinco días a la semana

Realizar suaves masajes para fortalecer el músculo del corazón

Cada mañana, tendido sobre su cama, con el torso desnudo, aplique sus manos cruzadas sobre la región del corazón. Inspire ampliamente, mientras oprime con las dos palmas (no demasiado fuerte) el lugar indicado; arroje lentamente el aire por la boca hasta que haya espirado a fondo. Vuelva a tomar aliento, presione de nuevo sobre su pecho y vuelva a comenzar así veinte veces seguidas. Este masaje cardíaco que representa la gimnasia específica del corazón, será tanto más eficaz si lo practica con la cabeza bien plana y los pies ligeramente levantados por un cojín. Aumentará la resistencia del músculo cardíaco y le protegerá de muchos ataques.

Mantenerse flexible Ejercicios como el yoga mantienen bien las articulaciones y reducen las hormonas del estrés que influyen en las enfermedades cardíacas

Visitar al dentista con regularidad

Según investigaciones realizadas, las enfermedades de las encías, que envían bacterias a la corriente sanguínea, están entre las principales causas de problemas cardíacos. En un esfuerzo por destruir las bacterias, la sangre forma coágulos, que pueden bloquear las arterias y causar problemas graves. .Resulta importante aprender a cepillarse los dientes y a usar hilo dental para que no se le forme placa.

Dominar la ira, ya que no es bueno para el corazón. Una investigación en casi 13,000 personas indicó que las que se enojaban fácilmente tuvieron un riesgo tres veces mayor de ataques de infarto al miocardio que las calmadas.

Dejar de fumar  Según estudios dejar de fumar disminuye 50% el riesgo de muerte relacionada con las cardiopatías. Luego de cinco años de no fumar, el riesgo será el mismo que el de un no fumador.

Tomar vacaciones anuales

Las investigaciones efectuadas encontraron que los hombres de entre 35 y 57 años que tomaban vacaciones anuales tuvieron un menor riesgo de morir por enfermedad cardíaca que sus colegas que seguían trabajando. Por ello, se recomienda siempre un cambio de escenario para descansar el organismo y recargar las “baterías”.

A %d blogueros les gusta esto: