Saltar al contenido

Remedios caseros para tratar la retención de líquidos

Remedios caseros para tratar la retención de líquidos

La retención de líquido se denomina médicamente como Edema. Es una condición en la que el exceso de líquido queda atrapado debajo del tejido del cuerpo causando inflamación en esa región en particular. Normalmente afecta los tobillos, las manos, las piernas y los pies. La retención de líquido aparece cuando el sistema linfático no puede eliminar los fluidos que provocan esta inflamación en los tejidos del cuerpo.

 

Algunos factores que causan retención de líquido son: problemas del corazón, alta ingesta de sodio, mala circulación de la sangre, deficiencias vitamínicas, falta de ejercicio, insuficiencia venosa, estrés y ansiedad, menstruación, calor, embarazo, alergias, presión arterial alta, problemas renales, enfermedades hepáticas, trastornos de la tiroides, exposición a grandes altitudes, medicamentos y anticonceptivos orales y enfermedades pulmonares crónicas.

El principal síntoma de un edema es el aumento de peso. Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Además de la hinchazón y dolor en las partes del cuerpo afectadas (por lo general afecta los pies, los tobillos y las manos), también se puede sentir rigidez en las articulaciones. El edema puede provocar fluctuaciones de peso. La buena noticia es que existen algunos remedios caseros que puedes utilizar para tratar la retención de líquido en el cuerpo, seguidamente te dejo algunos.

  1. Jugo de limón. El jugo de limón elimina el exceso de líquido y las toxinas del cuerpo. Agrega en una taza de agua tibia 2 cucharadas de jugo de limón y una cucharadita de miel para endulzar. Bebe esta infusión una vez al día durante una semana.
  2. Semillas de hinojo. Las semillas de hinojo mejoran la salida de sodio y agua por los riñones y previene el desarrollo de toxinas en el cuerpo. Añádele a un vaso de agua caliente 1 cucharadita de semillas de hinojo y cúbrelo con una tapa durante 10 minutos. Cuela y bebe este té de hinojo 3 veces al día.
  3. Jugo de arándano. El jugo de arándano contiene minerales como potasio, magnesio y calcio que permiten mantener equilibrado el nivel de líquidos en el cuerpo. Bebe una taza de jugo de arándano al día sin edulcorantes para que te ayude a acelerar el proceso de curación. Alternativamente, puedes hacer píldoras de arándano.
  4. Aromaterapia. La aromaterapia estimula el sistema linfático y el drenaje de líquidos, por lo que permite que haya una disminución de retención de estos. Llena tu bañera con agua tibia y añádele 20 gotas de aceite esencial de ciprés, aceite esencial de geranio y aceite esencial de enebro. Luego, sumérgete en esa agua durante 10 minutos. Realiza este proceso tres veces en una semana.
  5. Sal de Epsom. Mezcla 2 tazas de sal de Epsom en la bañera con agua tibia y sumérgete durante 15 minutos. Realiza este proceso 3 veces en una semana. El baño calmará el dolor muscular, los nervios y relajará tu cuerpo.
  6. Vinagre de manzana. El vinagre de manzana reemplaza la carencia de potasio en el cuerpo y reduce los niveles de sodio. Añade 1 cucharadita de vinagre de manzana en un vaso de agua y bébelo dos veces al día. Si quieres, puedes agregarle dos cucharadas de vinagre de manzana a un vaso de agua. Si tienes retención de líquidos en las piernas, puedes mezclar cantidades iguales de agua y vinagre de manzana y remojar tus pies en esta solución durante 10 minutos. Esto también reduce el mal olor en los pies.
  7. Cebolla. La cebolla tiene propiedades que contribuyen en la limpieza de la sangre y desintoxican tu cuerpo. Además, también evita la formación de cálculos renales. Hervir cuatro tazas de agua y añade un poco de cebolla cruda a ella con una pizca de sal. Después, cuela la solución y beba 2-3 tazas de esta todos los días hasta que te sientas aliviado.
  8. Ajo. El ajo es una de las mejores curas para la retención de líquido. Mastica un par de dientes de ajo (crudo) cada mañana. También puedes agregar el ajo a tus caldos, sopas, frituras y salsas. Como alternativa, puedes preparar pasta de ajo crujo y agregárselo al pan del desayuno.
  9. Banana. Las bananas tienen un alto contenido de potasio y, por tanto, ayuda a eliminar la retención de líquidos. Cómete unos cuantos plátanos al día en la forma que prefieras. Alternativamente, puedes cortar los plátanos en rodajas y agregarlos en tu cereal o tomarlo en forma de batido.
  10. Pasas. Si no te gusta la banana, come algunas pasas para aliviar la retención de líquido en el cuerpo.
  11. Bolsas de hielo. Cuando tengas los tobillos hinchados puedes poner una bolsa de hielo en ellos para que adquieran su tamaño normal. Coloca unos cubos de hielo en una bolsa de plástico con un cierre de cremallera, envuelve una toalla de color claro alrededor de la bolsa y colócala sobre la zona afectada de cinco a diez minutos. También puedes utilizar una bolsa de verduras congeladas. En los veranos, sumerge las piernas (tobillos) en una bañera llena de agua con hielo. Nota: Las personas que tienen diabetes o problemas circulatorios en los pies deben obviar el baño de hielo a no ser, que sea indicado por un médico.
  12. Yogurt. La ingestión de muchas golosinas puede causar hinchazón en el estómago. Si te has excedido comiendo golosinas y tienes los síntomas, ingiere una taza de yogurt natural bajo en grasa que contiene cultivos activos. Los cultivos activos ayudan en la digestión y aumentan las buenas bacterias en el intestino.
  13. Semillas de cilantro. Coloca 3 cucharadas de semillas de cilantro en un vaso de agua y deja que hierva hasta que se reduzca a la mitad. Cuela la solución y cuando se enfríe, bébela dos veces al día.
  14. Cebada. Coloca en un vaso de agua tres cucharadas de cebada y déjalas en remojo durante toda la noche. A la mañana siguiente, cuela la solución y bébela 2 veces al día para reducir la retención de líquido.

Remedios herbarios para la retención de líquido

remedios-herbarios

  1. Té de raíz de diente de león. El diente de león tiene efecto diurético, por lo que es bueno para eliminar la retención de líquido en el cuerpo. Es rico en potasio y magnesio, por lo tanto, reduce los niveles elevados de sodio en el cuerpo. Toma una cucharadita de hierba seca de diente de león y agrégala en una taza de agua caliente durante unos 10 minutos. Luego, cuela y bebe esta infusión tres veces al día. Alternativamente, puedes consumir tintura o suplementos de diente de león 1-3 veces al día.
  2. Nota: Consulta a un médico antes de tomar esta hierba.
  3. Rusco. Esta hierba es útil para tratar la retención de líquido causado por trastornos venosos o linfáticos. Toma 300 – 450 mg de este extracto de hierbas todos los días con vitamina C.
  4. Romero. Agrega 3 gramos de romero seco en una taza de agua hirviendo durante 10 minutos. Luego, cuela y bebe 3 tazas de esta infusión al día.
  5. Reina de los prados. Prepara una infusión con reina de los prados y bebe 3 – 4 tazas al día.
  6. Majuelo. El majuelo mejora el tono vascular. Pon a hervir unas hierbas durante 20 minutos y cuela la solución antes de beberla. Toma esta infusión tres veces al día.
  7. Perejil. El perejil tiene propiedades diuréticas, por lo que ayuda a eliminar las toxinas y el exceso de líquido del cuerpo. Agrega 2 cucharadas de hojas de perejil seco en una taza de agua y deja que hierva durante 10 minutos. Bebe esta infusión 3 veces al día. También puedes agregarle jugo de limón. Alternativamente, puedes moler un puñado de hojas de perejil y añadirle agua para preparar una pasta. Aplica la pasta sobre la hinchazón durante media hora y luego, retírala con agua. Repite este proceso dos veces al día.
  8. Hortiga. La ortiga es un diurético natural que previene y reduce la retención de líquido. Añade una cucharadita de polvo de raíz de ortiga en una taza de agua y deja que hierva durante 10 minutos. Bebe este té tres veces al día.
  9. Pelusa de maíz. Pon hervir pelusas de maíz fresco o seco en agua durante 5 minutos. Cuela y bebe esta solución para aliviar la retención de líquido en el cuerpo.
  10. Cataplasma de tusílago y consuelda. Hierve 5 tazas de agua y añádele 2 ½ cucharaditas de tusílago y consuelda. Deja que hierva durante 5 minutos más y retira del fuego. Deja enfriar la solución y cuélala. Sumerge un paño limpio en la solución y colócalo en las áreas inflamadas 2-3 veces al día.
  11. Té de hierbas diurético. Agrega en una olla grande ½ cucharadita de semillas de hinojo, ½ cucharadita de pelusa de maíz, ½ cucharadita de grama, ½ cucharadita de apio, 10 tallos de cereza, 1 hoja de diente de león (picada), 1 hoja de zarzamora (picada) y 1 manojo de perejil. Cubre las hierbas con 1 litro de agua hirviendo y deja que hierva durante 10 – 15 minutos. Bebe este té varias veces al día.

Cosas que puedes hacer

  • Limita el consumo de sal.
  • Realiza ejercicio regularmente.
  • Bebe mucha agua para evitar la deshidratación.
  • Consume más alimentos diuréticos como bananas, pepino, piña, repollo, etc.
  • En lugar de tres comidas grandes, come seis comidas pequeñas al día.

Cosas que no debes hacer

Evita el consumo de alcohol y el tabaco. Evita el uso de ropa ajustada.

A %d blogueros les gusta esto: